29.12.08

Tachones a mi...

- ¿puedo pedir el tippex? - preguntó a la profesora
- mujer, por tener un tachón en el examen tampoco pasa nada.

Un resoplido seguido de una media sonrisa del alumno que tenía sentado a su lado, sufriendo su mismo examen, junto con la cómplice risita de la profesora le hicieron empezar a enrojecer. A medida que sus mejillas se hinchaban se hacía más presente una vena en el lateral derecho de su frente. ¡Su examen de estadística III con un tachón¡ !menuda desfachatez¡ ella nunca había trazado una línea en un examen a no ser para subrayar o dibujar a la perfección unos derechísimos ejes cartesianos, y la profesora y su estúpido compañero de fatigas riéndose de la mancha que tendría su examen. Aguantó, aguantó roja e hinchada durante 5 minutos, pero no lo resistió, girándose hacia atrás dijo en un tono demasiado alto para un examen:

- Patri, pásame el tippex - retornó su color sonrosado habitual.

Hoy en día los sonidos en los exámenes son el traqueteo del bic sobre el folio, el pasar de la hojas, el golpeteo del índice cada vez más fuerte sobre la calculadora, los suspiros de agobio y el tintinear de una canica cuando se agita el tippex.

22.12.08

Recordando...

Venga, hacia adelante, hacia atrás, ¿dónde estaba el decimal? ¿me sobrará un cero? hacia atrás de nuevo, hacia adelante, el alfa era 0.5 ¿o era 0.05? hacia atrás... Creo que he copiado mal la tabla... hacia adelante, ¿y el alfa? hacia atrás otra vez.

¡Odio los exámenes grapados!


(Los odiaba en la facultad y ahora yo se los grapo a mis alumnos...)

18.7.08

También contamos cosas buenas

¿Recuerdan el mensaje que en su día me envío el delegado de clase, informándome de que "había" huelga? Pues bien, para ser justos y que nadie nos acuse de contar sólo cosas malas de nuestros alumnos, reproduzco a continuación un amabilísimo mensaje suyo que he recibido hoy mismo.

Hola Michael:

Soy Manuel Huelgas el delegado de clase. Como sabe, ha participado en la Orla de nuestra promoción y, por tanto, tiene derecho a una copia de la misma.

Quiero decirle que ya puede disponer de una copia de la Orla. He dejado en su
casillero una copia, asi que cuando pueda venir por la facultad la tiene a su entera disposición. Aprovecho también para pedirle mis más sinceras disculpas por no avisarle antes de este hecho.

Por último decirle que hay algún profesor que me a comentado si tenía que pagar algo por esa copia y le adelanto que no por que es un integro derecho suyo de disponer de la copia y, por tanto, es gratis la misma.

Mis más sinceros agradecimientos por su colaboración con la orla. Me despido no sin antes mandarle un enorme saludo esperando que disfrute de unas merecidas vacaciones.

Manuel Huelgas


Lo sé, después de tanto tiempo esperaban algo más divertido, pero esto es lo que hay. Además, quien nos debe un post (o más) es Petete, que ya hace mucho tiempo que leyó su tesis gorda y no tiene excusa.

5.3.08

La tesis gorda de Petete

En unos días nuestra querida compañera Petete defenderá su tesis doctoral. Desde aquí sus compañeros blogueros, Fito y Marilús queremos desearle toda la suerte del mundo, aunque sabemos de sobra que no le hace falta. Lo ha preparado a conciencia, controla todos los tiempos de presentación, sabe donde hacer esas pausas dramáticas para que cada teorema parezca digno de Nobel, y en su cabeza ya no caben más preguntas trampa ya que las he pensado todas y sabe las respuestas. Sí, está preparada y quizás este pedazo de suerte que le lanzamos desde la Vista Gorda no le hará falta, pero seguro que le ayuda a no tartamudear al principio de la presentación, a mantener la calma cuando la finalice y a contestar todas las preguntas que le hagan con esa media sonrisa que lleva escondido detrás un “eso me lo sé”. ¡Fuera nervios!¡Arriba el Lexatín! y a por ellos, que te los vas a comer con ese piquito que tienes.